Un estudio encuentra una correlación entre los niños que tardan en hablar y las rabietas graves – BabySparks